Página principal

«Escribir no es hacer, sino aposentarse, estar.»

josé ángel valente, Mandorla

Juan Pablo Roa Delgado

La poesía, la vida

Dejemos nuestra casa en orden

antes de cerrar, por última vez,

sus puertas.

virgilio piñera

No puedo abrir la boca sin dejar pasar una cierta admiración.

Una puerta abierta en su mugre de casa vieja, de patio y baldosines

de ajedrez, la boca abierta de un niño que grita, que llora ya sin llanto.

Su voz está en otra parte. En otra casa tal vez, o a lo mejor el niño

llora sólo en sueños: ha crecido, ha restaurado y comprado la casa. La puerta estará ya cerrada para que no se pierdan otras cosas, para que el elemento salobre de las semanas no comience a invadir el mañana y el después de cada día.

 

Mientras escribo no puedo ya hacer nada. Ese hombre adulto llora

en sueños, sin voz. Sus gritos se fueron a otra parte.

Abro la boca con cierta admiración y dejo pasar al niño. Es más:

dejo siempre abierta la puerta.

(Tomado de El basilisco, México, 2007)

 

Regreso

Juan Pablo Roa (Bogotá, Colombia, 1967) estudió Letras en su ciudad natal. Tras una estancia en Portugal e Italia, entre 1993 y 1997, se radicó en Barcelona (España) en el año 2000, donde se desempeña como editor.

«Ya se ha dicho que todo libro es un manuscrito en una botella.»

renato poggioli